COMO ALIMENTAR A UN PERRO ENVENENADO



Lo orgánico está de tendencia, y no se trata solo de comida para humanos! Cada vez más maestros se mueven cara el alimento orgánica para sus animales. Mas, ¿qué hay tras el alimento orgánica para perros? ¿Es un comestible orgánico verdaderamente más conveniente para su cánido que un comestible usual?

Las exhibiciones de los supermercados y los sitios están repletos de comida orgánica para mascotas. En los últimos tiempos, la oferta de comestibles orgánicos para perros ha aumentado exponencialmente. Aparte de los nuevos fabricantes, los primordiales conjuntos de comestibles para mascotas que han estado en el mercado a lo largo de bastante tiempo han ampliado su gama de productos para ofrecer comestibles orgánicos y sustentables. ¿Qué tienen en común todos estos productos orgánicos para perros? No es de extrañar que sean más caros que los productos convencionales. Los maestros que alimentan exclusivamente a su compañero con alimentos ecológicos pagan una media de 5 euros al día por este alimento específico. ¿Vale la pena gastar tanto en comestibles orgánicos? ¿El alimento orgánica para perros es un lujo superfluo? Estas preguntas no pueden responderse con un sí o bien un no, pues el término "ecológico" se asocia a la alta calidad de los comestibles y está vinculado a diferentes directivas sobre el origen y la producción de comestibles. Merece la pena echar un vistazo!

Para obtener una etiqueta orgánica, un fabricante de alimentos para perros debe cumplir con ciertos criterios y ser inspeccionado de forma regular por la organización en cuestión. Incluso si el término "Orgánico" parece ser usado al azar para promover la adquisición, la etiqueta solo puede aparecer en el envase si la producción y el producto en sí prosiguen las estrictas indicaciones de las regulaciones orgánicas del país. Desde 2010, el logotipo ecológico europeo, reconocible por su color verde claro, es obligatorio para todos los alimentos ecológicos en Europa. Esto significa que los productos deben cumplir con las directivas de los reglamentos ecológicos de la CE. Entonces se controlan los ingredientes, la producción y el procesamiento. Por servirnos de un ejemplo, cuando menos el noventa y cinco por ciento de los ingredientes del producto final deben proceder de la agricultura ecológica. Sólo el 5 por cien de los ingredientes pueden proceder de la agricultura tradicional, siempre y cuando los ingredientes en cuestión no estén disponibles en calidad ecológica. Para conseguir la etiqueta europea, toda la cadena de producción ha de ser transparente. Aparte del número de código del organismo de control biológico que garantiza el cumplimiento de la normativa europea, en el envase debe indicarse el origen de todos y cada uno de los ingredientes empleados. Además del logotipo ecológico europeo, existen otros sellos gubernamentales o bien logos de diferentes asociaciones medioambientales que pueden estar presentes en los envases. Estas asociaciones generalmente son más exigentes que las reglas europeas o bien nacionales.

Los perros son carnívoros por naturaleza y, en consecuencia, su alimento consiste en una alta proporción de proteínas animales. A diferencia de los alimentos usuales para perros, la carne procesada en los comestibles orgánicos no procede de granjas industriales. La cría de animales destinados a la nutrición canina ecológica debe ser respetuosa con el medio ambiente y las especies. Los controladores aseguran que los animales vivan en lugares apropiados, con suficiente espacio y que crezcan de forma natural. No se dejan antibióticos precautorios ni promotores del desarrollo. El número de cerdos y vacunos criados por zona se determina con precisión. La paja debe ser colocada en los establos, lo que es más agradable para los animales que un suelo de leer esto hormigón. Durante el transporte, está prohibido someter a los animales a descargas eléctricas.

Efectivamente, en el alimento orgánica para perros, por norma general encontramos los mismos ingredientes que en la comida tradicional para perros. La tecnología genética está prohibida, así sea para ingredientes de origen animal o bien vegetal. Además, los alimentos orgánicos para perros no poseen ningún potenciador artificial del sabor. Los cereales y otros componentes vegetales de los comestibles orgánicos no deben tomar contacto con pesticidas o fertilizantes químicos.

En segundo lugar, algunos fabricantes de comestibles orgánicos no emplean subproductos animales como cascos, cuernos y huesos. No obstante, esta medida no es obligatoria por ley. En principio, los despojos sólo pueden incluirse en la lista de ingredientes si son ecológicos.

Los comestibles ecológicos son muy convenientes para perros alérgicos, puesto que no contienen ingredientes químicos ni conservantes. Antes de adquirir productos orgánicos, debe tomar en consideración la naturaleza hipoalergénica de los comestibles, puesto que las leyes no prohíben el uso de todos y cada uno de los productos químicos en los comestibles orgánicos. En ocasiones se puede localizar en los alimentos orgánicos para perros, así sea como substancia química o como harina animal. Lo que es seguro es que no hay ingredientes modificados genéticamente o contaminados por plaguicidas. Desde cierto punto de vista ecológico, el alimento ecológica para perros es sin duda la mejor opción. Además de esto, las granjas orgánicas no emplean insecticidas, la agricultura masiva y respetan al ganado. ¿Pero es la comida orgánica más saludable para mi perro? No necesariamente. Conforme las investigaciones, el valor nutricional de los comestibles orgánicos no es mayor que el de los alimentos convencionales. Como es lógico, los ingredientes de la agricultura ecológica proceden de una producción ecológicamente sustentable, pero no necesariamente tienen más nutrientes que los alimentos producidos de forma tradicional. La lozanía de los comestibles es crucial para el valor nutricional de los alimentos, la etiqueta orgánica en el envase lo es menos. Si le diese a su can comida clásica hasta ahora, ¡no se asuste! Un cánido sano va a tener tanta vitalidad cuando se alimenta con productos tradicionales como con productos ecológicos. Si su perro padece de ciertas enfermedades alimentarias, alergias o bien intolerancias, debe preguntar a un veterinario para discutir posibles alternativas alimentarias. Los comestibles orgánicos pueden ser capaces de ayudar a su compañero.



Poquito a poco, reemplace el alimento viejo con alimento orgánico para perros. De esta manera, puede averiguar si su nueva dieta es adecuada para su bola de pelo. Al comienzo, una dieta sin un potenciador del sabor puede parecer inusual para algunos perros. Su cánido se habituará a su nueva comida y disfrutará del sabor natural de el alimento ecológica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *